Deporte Navarro

Tauro Motor Car
07/08/2018

La Federación Española de Esgrima llama a tres navarros a sus concentraciones

Los tiradores navarros, Goizargui Vidaurre, de categoría cadete e Iñigo Elizari y Yago Navarro, ambos en edad junior y pertenecientes al Club Navarro de Esgrima, han sido incluidos por la Federación Española de este deporte dentro del grupo seleccionado para las concentraciones nacionales de la temporada 2018/2019.

 

Para la temporada que ahora comienza la RFEE ha diseñado un plan de trabajo especial con los deportistas seleccionados, de manera que van a poder acudir a cinco concentraciones técnicas junto con todos los seleccionados. La Federación Española de Esgrima ha seleccionado a los 15 mejores tiradores de cada una de las categorías (cadete y junior) en función del ranking obtenido la temporada pasada para formar parte de este grupo de entrenamiento.

 

Las competiciones internacionales en el horizonte

 

Las concentraciones se van a celebrar coincidiendo con la cercanía de las competiciones internacionales del Circuito Europeo Cadete y la Copa del Mundo Junior y de ellas saldrán los ocho deportistas que acudirán a representar a España en dichos torneos, todos ellos preparatorios de los Campeonatos de Europa y del Mundo de cada modalidad y categoría.

 

Estas concentraciones se celebrarán en Valencia (septiembre), Amposta (octubre y abril) y en Madrid (diciembre y febrero). 

 

Los torneos a los que optarán gracias a esta selección serán: 

 

Goizargui Vidaurre:  Grenoble (Francia), Copenhague (Dinamarca) y Bratislava (Eslovaquia).

 

Iñigo Elizari y Yago Navarro: Copas del Mundo de Riga (Lituania), Heraklion (Grecia), Belgrado (Serbia) y Bale (Suiza).

 

Sin duda alguna, este es un nuevo paso adelante de la esgrima navarra que poco a poco va consiguiendo mejorar sus resultados y su nivel de competición. Ahora toca buscar los recursos económicos que permitan a estos tres tiradores navarros poder hacer frente a estas concentraciones y torneos, ya que la Federación Española de Esgrima, sumida en una profunda crisis económica, no sufraga ninguno de los gastos ocasionados por la participación en el programa.